Tú también independízate.

Inquilina rosa 658e1a6d079975d8cbcf0421414a127606e16d17e11774bf3ce3838456048a57

Publicado el jueves 15 de septiembre Banderita b1cd8376a90deca2944759203352d2c432bd6b08668a64b8e208b4de8a66b480

Si estás pensando en independizarte, tal vez sea el momento.  
¡Aquí te dejamos algunos tips para tomar en cuenta!


Si bien vivir con tus padres o con algún roomie pudiera ser más económico, pues además de compartir la renta, se comparten otros gastos, como el consumo eléctrico, el gas, la televisión de paga, el internet y en ocasiones hasta el supermercado; sin embargo, tiene algunos inconvenientes en cuanto a libertad de decisión, de acción y hasta de espacio.


Existen varias razones por las que puedas estar pensando en ir a vivir a tu propio depa, por ejemplo, vas a empezar vida de pareja, o tu fuente de empleo está muy lejos de casa, o quieres sencillamente experimentar con enfrentar tus responsabilidades por ti mismo(a), pero algo muy importante es que en la medida de lo posible, no te vayas enojado(a), pues es más probable que en medio de un tema complicado, nuestro corazón nos juegue chueco y predomine más el sentimiento que el pensamiento.

En fin… ¿qué hay que pensar antes de decidir emprender esta aventura?

Primero debes definir la zona, y esto depende de cuatro cosas: dónde está tu trabajo o tu centro de estudios, dónde sueles desempeñar tus actividades recreativas (sociales, deportivas, culturales), qué tan accesible es en cuanto a vías de transporte (dependiendo de cuál sea tu predilecta: bicicleta, caminar, auto o transporte público) y qué tan seguro es el lugar.   Tienes que buscar una zona que combine de forma balanceada los cuatro factores anteriores.

En segundo lugar, tienes que determinar tu presupuesto mensual para pagar renta y la cuota de mantenimiento.  Lo recomendable es que no exceda la tercera parte de tus ingresos.  Sin embargo, hay otros conceptos que deberás incluir en tus cálculos, como por ejemplo el costo de los servicios (luz, agua, internet, televisión de paga, etc.), de servidumbre (si es que lo requieres), de transporte (que probablemente sea más bien un ahorro) y el gasto de supermercado, entre otros. 

En tercer lugar, hay que hacer un cálculo de los gastos en los que incurrirás para mudarte.  En las grandes ciudades es relativamente fácil cotizar con una empresa de mudanzas, simplemente búscalos en alguna esquina o llámales para preguntar.  Otro gasto inicial es el de la adecuación del lugar en el que vivirás, pero esto depende de qué inmueble escojas: trata de que requiera lo menos posible para evitar gastos innecesarios que no podrás recuperar cuando dejes ese depa.

Finalmente, debes de considerar los requisitos comunes para un arrendamiento.  En general, los propietarios piden uno o dos meses de depósito en garantía (que si cuidas el inmueble y pagas los servicios, te los deben devolver íntegros al finalizar el contrato), y hay quienes te piden que consigas un Fiador, que normalmente es algún familiar o amigo que se comprometa contigo de manera solidaria a pagar cuando tú no lo hagas; otros piden una Póliza de Arrendamiento.  El Fiador no te cuesta y la Póliza sí, pero con esta última te ahorras la pena de ir con tu papá o tu tío a pedirle que te ayude y que te dé las escrituras de su casa.  Pregunta bien a tu casero y revisa bien en nuestra plataforma qué requisitos particulares se requieren para el inmueble que cumple con tus necesidades.

Parece complicado, pero no lo es… vivir en tu propio espacio es una aventura que todos debiéramos experimentar.  Los primeros meses querrás que todos los jueves, viernes y sábados sociales sean en tu depa.

Esperamos que
encuentres tu primer hogar con réntaloya.com 
Comienza nuevas historias.